A vueltas con Mercadona. ¿Una empresa o una secta?

Este ha sido un tema recurrente en mi blog.  Ahora me veo obligado a escribir de nuevo, sobre el mismo,  tras la emisión en La Sexta de un programa de Salvados sobre Mercadona que ha causado polémica:

http://www.atresplayer.com/television/programas/salvados/temporada-12/capitulo-7-fenmeno-mercadona_2016112500677.html

Muchos compañer@s me han  enviado comentarios, en general críticos sobre el tema. De hecho, ha coincido con la presentación, la semana pasada en Madrid, sobre la innovación en las empresas inter-proveedoras de Mercadona que ha venido recogido por la prensa.

Veo aspectos positivos y negativos sobre toda esta polémica. Es positivo que los medios hablen de economía, de empresas, de algo que se suele ignorar en este país en los medios genéricos. Claro, desgraciadamente, no esperaba que una cadena amarillista como La Sexta realizara un programa serio y equilibrado sobre un modelo empresarial de una de las empresas mas grandes del país y que ha experimentado un enorme crecimiento en la ultima década. Este es el aspecto mas negativo que refuerza la idea  de la empresa como “el enemigo” en un país con mas de un 20% de paro.

El mundo ha publicado un corto articulo mas ecuánime, ver:

http://www.elmundo.es/economia/2016/11/27/583abff822601d72288b456d.html

Ante todo hay que contemplar el momento critico que vivimos. Pocas multinacionales en el sector de alimentación y limpieza han conservado empleo y muy pocas lo han creado. Entre estas ultimas dos españolas: Zara o Mercadona. Dos modelos bien polémicos. Por citar algunos casos: Procter and Gamble, un paradigma de excelencia empresarial, ha perdido 30.000 empleos en los últimos cuatro años, llegando ahora a una plantilla de  98.000. Unilever ha pasado de 272.000 empleados en 2003 a 170.000 en 2015. Kraft-Heinz (queso, mayonesa, ketchup) perdió en su fusión 6.000 empleos quedando la empresa en 40.000 empleos. Por otra parte, una empresa de retailing, Tesco, muy innovadora y también polémica, fundada en 1919 y con 330,000 empleados, trabajando en  3,146 tiendas, anuncia 2.000 despidos para fin de año. En los EEUU, Wal Mart con  2,3 millones de empleados ha despedido 7.000 personas en los EEUU en 2016.

Es en este contexto donde debemos contemplar el fenómeno de Mercadona que emplea actualmente 76.000 personas en  1600 tiendas.

Pero el tema mas polémico es el derivado de la cultura empresarial de Mercadona generada por Juan Roig.

Es muy difícil realizar una alta penetración en un mercado y fidelizar fuertemente a los clientes sin este ingrediente del management. ¿Como conservamos y generamos esta cultura? El periodista de Salvados le dice a un cliente de Mercadona en el programa que, mas bien, parece un militante .

sin-titulo

La polémica relativa a la política de RRHH se explica si vemos como Sathe (ya en 1983)1 explica como puede un jefe mantener una fuerte cultura, desde la seleccion-contratación de individuos que acepten esta cultura, su formación (p.e., en Mercadona el libro del monstruo para  explicar TQM, etc.) mantenimiento de la conducta, promoción de individuos acordes con la cultura, justificación de la misma, separación de los que no la aceptan, comunicación corporativa, etc. Por otra parte, un liderazgo muy fuerte y autoritario de Roig  acaba reforzando el sistema. Un sistema similar sigue Wal Mart de cuya cultura ha bebido Mercadona. ¿Es esto una secta?

Empresas como IBM, HP, P&G, Coca Cola, Goretex, o Google siguen pautas parecidas. Recientemente se proyectó un Documental sobre Google en la cadena de TV Odisea sobre esta empresa donde aparecía un empleado que comentaba como la empresa invitaba a cenar a empleados y a sus familias pero que luego estos seguían trabajando en la empresa trasnochando.

Ya en otro campo, la innovación, el proceso de coinnovar con los clientes- único en el mundo- solo es posible mediante una fuerte relación con los proveedores (interproveedores) que exige a estos dedicación total para que no se produzcan spillovers de la innovación hacia la competencias. Así según el último estudio estos 100 interproveedores tienen un nivel de innovación muy superior al resto del sector.

Concluyendo, ¿Es fácil juzgar un modelo empresarial mas allá de evaluar sus resultados y sostenibilidad?. Desde mi punto de vista, quizás es peor es no tener ningún modelo.

 

 

(1) Sathe, V. (1983). Implications of corporate culture: A manager’s guide to action. Organizational dynamics, 12(2), 5-23.



2 comments ↓

  • #   Jose on 11.28.16 at 6:56 pm     Responder

    Es así pero añadiría que necesitamos educar a nuestros alumnos y trabajadores en competencias de responsabilidad y necesidad de logro.


  • #   Ana Pons on 11.28.16 at 6:24 pm     Responder

    Mágnifica reflexión a la que nos conduces, José.
    Tal y como sugieres, no todo es blanco ni negro.
    Estos modelos de empresa son altamente paternalistas: si te portas bien, tendrás un premio y si te portas mal, recibirás un castigo. Protegen al trabajador/a a cambio de la más absoluta lealtad, sin embargo todos somos adultos y tenemos la responsabilidad de para quién queremos trabajar y a cambio de qué.


Leave a Comment

*